Podemos construir nuestro propio camino. Podemos! Por Clr. Magdalena Evans Civit

Podemos desafiarnos a nosotros mismos, tenemos el poder de cambiar, de autorregular nuestras emociones. Siempre con paciencia, trabajo interno y amor por uno mismo. Integrar nuestras dualidades y contradicciones internas es posible…Podemos reinventarnos, resignificar nuestra historia, otorgarle un nuevo sentido a nuestra vida, siempre desde nosotros mismos.  La clave está en no tenerle tanto miedo al dolor, de hecho gracias a esta emoción (tan molesta por cierto) podemos tomar conciencia de lo que nos molesta o desagrada, para así poder modificarlo y crear nuestra propia historia. Nunca olvidemos que tenemos ese poder, el de crear…crear nuestras experiencias, el de re-crearnos a nosotros mismos tantas veces como sea necesario, pues no estamos terminados, ni condenados…Somos los protagonistas de nuestra vida. Podemos dejar de repetir automáticamente conductas que nos hacen daño, podemos mejorar nuestro diálogo interno, dejar de auto-castigarnos y cuestionarnos tan severamente. Respecto a ese juez interno que tenemos dentro, a veces tan hostil y auto-exigente con nosotros mismos: podemos acallarlo suavemente, entablar un diálogo sincero con él, explicarle que somos humanos, que las cosas no son tan rígidas como Él dice, en fin..dejar de hacerle tanto caso. Desde ese punto podremos retomar el camino con mas serenidad y auto-confianza, prestándole más atención a nuestra intuición y a nuestra verdadera fuente de sabiduría interna. La clave está en empezar a reconocer esa fuente, en empezar a registrarla, y desde ese mayor nivel de conciencia, hacer las elecciones que creamos necesarias para conseguir nuestro bienestar.

Clr. Magdalena Evans Civit

 

“Todo puede serle arrebatado a un hombre, menos la última de las libertades humanas: el elegir su actitud en una serie dada de circunstancias, de elegir su propio camino. ¿No podemos cambiar la situación? Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.”

―Viktor Frankl

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *